158000 valencianos sin ingresos

Seguimos cantando las bondades de Zapatero en la Comunitat Valenciana.

Tras una barrabasada hacen otra, y, a ésto, se une la falta de trabajo.

Según los números oficiales del INEM son casi cuatro millones de parados, pero recordemos (hay que hacerlo una y otra vez) Cómo maquilla Trabajo el paro registrado en el INEM, con estas premisas nos acercaremos, salvajemente, a los cinco millones de parados, en un país donde apenas la población activa sobrepasa los veintidos millones.

Pues de los cuatro millones (oficiales de parados) en la Comunitat Valenciana, 158.000 sobreviven sin ningún tipo de prestación.
Economía
158.000 valencianos sobreviven sin ninguna prestación por desempleo

Los sindicatos alertan del riesgo de conflictividad social y exigen un plan conjunto para evitar la exclusión

Tres de cada diez parados no reciben ni siquiera la ayuda de emergencia de 420 euros
«Cada vez será más difícil garantizar la protección de todos», apuntan las empresas de trabajo temporal
Son mucho más que meras cifras. Detrás de cada uno de estos números hay verdaderos dramas, la angustia de miles de familias que no sólo no tienen un sueldo con el que dar de comer a sus seres queridos o pagar los gastos mínimos del hogar, sino que tampoco reciben prestación alguna por desempleo ni subsidio del paro, ni siquiera la ayuda de 420 euros que habilitó el Gobierno para aquellas personas que se quedaron sin trabajo desde el 1 de enero de 2009.
No tienen ningún ingreso para subsistir. De ahí que sindicatos como USO (Unión Sindical Obrera), que la pasada semana celebró su congreso federal en Valencia, alerten del riesgo de conflictividad social que puede generarse y reclamen a las Administraciones un plan contra la exclusión social en coordinación entre el Gobierno y las comunidades autónomas.

España va bien, Zapatero dixit.

Saludos Anti ZP

2 Comentarios, y tu qué opinas?:

Natalia Pastor 09 diciembre, 2009 14:02  

Absolutamente terrible.
Un drama absoluto que se irá agudizando según pasen los meses y centenares de miles de ciudadanos que ahora cobran el subsidio, vean como se agota su prestación.
Vamos hacia un punto de "no retorno",crítico, por que Cáritas ya no da más de sí y su capacidad está desbordada.
Yo que colaboro en un comedor aquí en Sevilla, como voluntaria, diariamente atendemos a más de 450 personas.
Hay de todo:ancianos, matrimonios con niños,jóvenes,inmigrantes,indigentes...
Desolador.
Y lo más increible es que la sociedad está narcotizada,no reacciona.

Ferran 09 diciembre, 2009 21:15  

Es todo un ejemplo el de la Iglesia en este país, a pesar de los palos que recibe, día sí, día también, del gobierno que elegimos democráticamente. Ahora que seguro que lo hace pensando en el necesitado.