Mas vueltas al Código del Buen Gobierno

Hoy saltaba la noticia, como no podía ser de otra forma, en el diario elmundo. Fijaos en la fotografía de mas abajo y encontrad las única diferencia.

Si os habéis fijado bien habréis descubierto que la cara del individuo que se haya en el centro de la fotografía difiere de una imágen a otra.

En la imágen superior aparece Alberto Saiz, director del CNI, en la siguiente imágen aparece retratada el mismo cuerpo con la cabeza (la misma) que el personaje que aparece a la derecha de la foto, el cual es un sargento de la GC. Esta segunda imágen es la que se ha presentado, por parte de Sáiz y del CNI ante la prensa.

Y, os preguntaréis, ¿la manipulación por qué?

Usó al menos 6 veces recursos del Centro Nacional de Inteligencia
Acusan a Saiz de cazar y pescar en países exóticos con cargo al CNI

Alberto Saiz, director del CNI, ha utilizado al menos en seis ocasiones dinero público del Centro Nacional de Inteligencia para satisfacer sus aficiones deportivas, cazar y pescar, según denuncian directivos y agentes de los servicios secretos.

La mayor parte de estas actividades se desarrollaron entre julio de 2006 y julio de 2008 en el continente africano y, en algunos de esos viajes, Saiz utilizó un avión Falcon del Ejército del Aire. EL MUNDO publica hoy martes las pruebas gráficas de esas actividades de Saiz y detalles de cómo utilizó medios públicos.

"Yo jamás he usado dinero público para practicar la caza o la pesca [...]. Todas las acusaciones se han realizado desde el anonimato [...]. Cúmulo de falsedades [...] y sin pruebas". Así negó Saiz en la Comisión de Defensa del Congreso, el pasado 20 de mayo, para intentar refutar las revelaciones que EL MUNDO publicó el 14 de abril, en las que se decía que "directivos y agentes del Centro acusan al director de cazar y pescar con dinero público".

Donde quedó el Código del Buen Gobierno?

Quedaré a la espera de las declaraciones de Pajín al respecto.

Saludos Anti ZP

1 Comentario, y tu qué opinas?:

Claudedeu 16 junio, 2009 20:48  

Vamos, que le han pillado con las manos en la masa.